Como enseñar a Jugar a tu Cachorro.

Habitualmente los cachorros juegan de una manera brusca y desordenada, enseñarles a hacerlo de una forma adecuada nos asegura toda una vida de feliz y correcta convivencia con ellos.

El juego de la mayoría de los cachorros consiste en perseguir, abalanzarse, gruñir, romper y morder, pero ¿Sabrías diferenciar entre un juego normal y posibles signos de agresividad en tu nuevo cachorro?

COMPORTAMIENTO NORMAL DE JUEGO:

En el juego normal, la postura del cachorro se mantiene inclinada, con su cola y cadera más altas que la cabeza, presentando al dueño su parte frontal, lateral o trasera de forma aleatoria, meneando la cola, corriendo a toda velocidad acercándose y alejándose, emitiendo latidos agudos, gruñidos y ataques espontáneos. Algunas veces, incluso en el comportamiento normal de juego, estos actos pueden volverse demasiado intensos.

COMPORTAMIENTO AGRESIVO:

Ciertos comportamiento de juego en nuestro cachorro podrían interpretarse como signos de una incipiente agresividad. Ladridos prolongados en un tono profundo, una mirada profunda y mantenida al propietario, una postura rígida o un ataque no espontáneo y que responde a un determinado estímulo o situación, pueden ser interpretados como como parte de un comportamiento agresivo debido a miedo, dolor, posesividad (carácter posesivo), respuesta a un conflicto sin capacidad de gestión del mismo por parte del cachorro. Este comportamiento debería alertarnos y consultar sobre ello con nuestro veterinario, el verdadero especialista en etología y comportamiento animal.

¿Podemos enseñar a nuestro cachorro a jugar y de esta manera modificar su comportamiento? Con estos siete pasos, que desarrollaremos en próximas entradas, podremos hacer que nuestros nuevos amigos jueguen de una forma más adecuada para estimular su socialización con el mundo que le rodeará.

1.- Proporcionar mucho ejercicio.

2.- Proporcionar estimulación mental.

3.- Que juegue solo, pero también, juega con él.

4.- Enséñale y practica habitualmente las órdenes básicas de obediencia.

5.- Ejercicios de liderato.

6.- No te sientes en el suelo con tu cachorro.

7.- Facilita el contacto con personas y animales.

Todo un nuevo mundo para descubrir con nuestro cachorro.