Procesionaria de Pino

Un grave problema con el que nos encontramos en primavera cuando paseamos con nuestras mascotas por pinares, es la presencia de una especie de oruga llamada Procesionaria del Pino. Esta oruga presenta 500.000 micropelos urticantes que desprenden con mucha facilidad al sentirse amenazada, por lo que no solo producen unos daños debidos al contacto directo, sino también, aunque en menor proporción, por vía aérea.


¿Qué sucede cuando cuando nuestra mascota o nosotros nos ponemos en contacto con estos pelos? 

Pues dependerá de la parte de cuerpo que tome contacto con ellos. Si el contacto lo tenemos a través de la piel, padeceremos de una dermatitis urticante con mayor o menor gravedad de síntomas, llegando a la ulceración. Si la zona de contacto corresponde a la zona oral (mucosa oral, lengua), la reacción inflamatoria puede ser de tal intensidad que se produzca una necrosis en la zona afectada. En otras zonas como ojos, inflamación aguda y úlceras serán las lesiones habituales. Finalmente, el contacto aéreo puede ocasionar en nuestro sistema respiratorio cuadros de asfixia por edemas o procesos bronconeumónicos. En casos muy graves de alergia al veneno de esta oruga, la reacción podría ser de tipo anafiláctico con sintomatología multifuncional.

¿Qué signos nos podrían alertar en nuestra mascota? 

Un animal nervioso o agitado que respira con mayor dificultad, que agita la cabeza o se restriega y que tiene mayor salivación, puede ser un animal que ha estado en contacto con estos pelos tan urticantes y peligrosos.

¿Y qué hago si sospecho que ha tenido contacto con la oruga? 

Lo primero que hay que pensar es en localizar al veterinario más cercano y que nos pueda atender a la mayor rapidez, para aplicar de forma lo más temprana posible el tratamiento más adecuado para su sintomatología, que muchos de los casos se tendrán que administrar vía intravenosa, y poder reducir al máximo sus consecuencias.


¿Puedo hacer algo yo en el momento que ayude a mi mascota? Si, un reciente estudio sobre los efectos del contacto entre la Procesionaria del Pino y nuestras mascotas, nos indica que el mejor tratamiento para reducir las consecuencias del veneno de sus pelos es el lavado de la zona afectada lo antes posible, mejor con suero, pero si no hay acceso al él, con agua templada, que hará un efecto mecánico de arrastre y una dilución y disminución de la efectividad de la toxina.


¿Puedo hacer algo más, aplicar algún fármaco? 

No es recomendable salvo excepciones en las que los dueños vivan apartadas lejos de un centro veterinario. La moda de llevar metilprednisolona inyectable (fármaco solo obtenible con receta médica/veterinaria) para administrar a nuestra mascota para tratar un supuesto caso de alergia resulta realmente peligro dado que para el propietario es difícil de diferenciar si realmente los síntomas que están observando en el animal responden a un cuadro tratable con corticoides o no, además, aun correspondiendo los síntomas a un cuadro que respondería a corticoides, estos deberían ser administrados de forma intravenosa, para que su efecto sea inmediato, y si no se hace de esta manera, no lograremos el efecto deseado de optimizar la curación de nuestra mascota.